Misiones con sentido. Kerigma.

Hace unas años, recién llegado a Quilalí, los miembros del movimiento de Emaús hicieron una misión parroquial y llegaron a la casa que recién alquilaba, les atendí con mucho entusiasmo y conversamos un poco. Me entristeció notar que no llevaban consigo una Biblia, solamente un papel que contenía el “guion de la misión” el cual lo leyeron sin ninguna pericia, solo leerlo y luego explicaron un poco entendiendo al contrario de lo que decía aquel papel. Entendí que aquellos misioneros no estaban preparados para evangelizar.


Meses después en compañía al Padre Freddy López hicimos unas capacitaciones para misioneros, de tal manera que ellos lleven la preparación necesaria antes de salir a tocar casa a casa. Los temas comprendían desde lo elemental de la misión ósea el mensaje, su objetivo, la espiritualidad misionera y además técnicas de abordaje a las personas, detalles desde la postura, la mirada, la vestimenta, cosas que se obvian mucho en nuestros misioneros laicos.

Les compartiré en mi blog los temas que impartimos, y este es el primero:

El Kerigma, el objetivo de la misión.


La misión tiene algunos objetivos pero el principal debe de ser el anuncio del Kerigma, que comprende la primera etapa de la Misión.

1. ¿Qué es eso de Kerigma?

La  palabra  Kerigma  es  una  palabra griega  que  significa  anuncio, proclamación. El  anuncio  cristiano, el kerigma, es el anuncio del núcleo de  nuestra  fe:  es  anunciar  a Jesucristo  Vivo  y  Presente.  Es  el  anuncio gozoso de la presencia de Jesús resucitado entre  los  hombres,  es  el  anuncio  liberador  que asegura  que  la  vida  triunfa  siempre  sobre  la muerte, es el anuncio comprometedor que exige ser testigo de esta presencia.
Divididos en grupos analizaremos:

Grupo 1: Lucas 10:3-12
Grupo 2: Mateo 10:5-15
Grupo 3: Mateo 28:18-20
Grupo 4: Hechos 8:5-13;

Analicemos:

¿Cuál es el anuncio que se debe de dar en las misiones?
¿Qué hacer ante la negativa o problemas que se encuentren en el camino?
¿Cuál es el fruto de las misiones?
¿Qué otro comentario podemos sacar del texto leído?

El Kerigma está marcado por el ministerio, la pasión, la muerte, la resurrección y la glorificación de Jesús. El Kerigma no es del pasado, ni ha pasado. Hoy como ayer, la buena nueva impacta e impresionar a los hombres y mujeres del  mundo  entero.  La  salvación  se  realiza  por  la  fe  en  Cristo  y por el bautismo, que opera el perdón de los pecados y confiere el Espíritu.

Esta  proclamación  que  es  tarea  de  la  Iglesia  hace eternamente presente el acontecimiento de la salvación. El Kerigma actual debe resonar para que Jesús sea reconocido e identificado como  el  Cristo,  Señor,  salvador  universal,  centro  de  la  historia, que invita a cada hombre y a cada mujer a la conversión y a la fe. En otras palabras, el Kerigma consiste en el anuncio gozoso y entusiasta de Jesucristo resucitado, amigo, Señor y Salvador nuestro, invitando a creer en El, convertirse, recibir el don del Espíritu Santo e integrarse en la comunidad y grupos juveniles de sus discípulos.
El  contenido  de  este  anuncio  brota  de  dos  fuentes principales: en primer lugar, el plan de salvación de Dios, tal como nos lo cuentan las Sagradas Escrituras. En segundo lugar, brota también de la predicación de los Apóstoles, como nos la transmiten los Hechos y las cartas apostólicas.

·         Temas del Kerigma:

1.    El Amor de Dios: Un derroche de amor. Dios te ama (1Jn 4:8): Él te asegura que está siempre contigo (Is 43:4-5) y que nunca te dejará (Is 54:10; Is 49:15). Él te hizo a ti (Is 44:2) e hizo para ti un mundo hermoso (Gen 2:4-8): te ha dado todo lo que tienes para que seas feliz, porque te ama (Jer 31:3).

2.    El pecado: Rechazo del amor de Dios. Pero los  hombres  pecamos  y  nos  alejamos  de  Dios (Gen 3:1-24). Por causa del pecado entraron al mundo la muerte (Rom 5,12) y el mal, y por ello hoy los hombres somos infelices (Ez 28:13-16). Por causa del pecado, se ha levantado un muro de  separación  entre  Dios  y  la  humanidad  (Is  59:2;  Rom  3:23).  Pecado  es  toda  falta  (Sal  51:6  a;  Sant  4:17)  voluntaria  (Sant 1:14-15) de amor a Dios; (1Jn 3:10 ; Jn 15:14).

3.    La salvación de Dios: Mi amigo Jesús. Jesucristo  te  puede  salvar (Ef  2:4-6;  Lc  19:10;  1Tim 1:15; 1Jn 4:14) y darte una vida nueva (Jn 10:10; Col 1:20). Él es el único camino para atravesar el muro que te separa de Dios (Jn 14:6). Jesús, que es Dios (Jn 1:1; Jn 20:28; Mc 2:5-7; Jn 10:30), murió en la cruz para librarte de tus pecados (1Pe 2:24-25) y así tengas vida en abundancia (Jn 10:10). Por medio de Jesús, Dios se reconcilió con la humanidad (Col 1:20-22).

4.    Fe y conversión: Conviértete y cree en el Evangelio. Para salvarte, debes creer en Jesucristo (Hechos 16:30-31; Mc 16:16; Hechos 10:43; Hechos 13:38-39), y convertirte (Hechos 2:37-38; Hechos 3:19). Y después, hacer el firme propósito de vivir más cerca de Dios en la oración y cumpliendo su voluntad (Jn 15:14).

5.    Don del Espíritu: Caminar en el Espíritu. El Espíritu Santo es quien nos da la vida nueva en Jesús (Jn 7:37-39; Jn 3:1-5). ¡Pídele a Dios que te de su Espíritu Santo! (Lc 11:13) Él te hará un corazón nuevo (Ez 36:26) y te dará fuerzas para perseverar en esta nueva Vida a las que has nacido (Hechos 1:8).

6.     La comunidad: Reunidos en su nombre. Dios no quiere que sus hijos estén dispersos; quiere que  seamos  una  gran  familia,  un  solo  cuerpo  (Rom  12:5).  Por eso  existe  la  Iglesia,  para  que  todos  los  creyentes  podamos permanecer unidos y apoyarnos los unos a los otros en nuestro caminar por esta vida, como hermanos, rumbo a Dios (Rom 12:6-21). La Iglesia es la gran familia de los hijos de Dios (Hechos 2:42-47).


Al seguir estos pasos hemos hecho el anuncio del Kerigma, debemos de hacer énfasis en los seis pasos ya que si nos quedamos sin el número cinco o seis haremos un anuncio incompleto, uno protestante.

Al final se deben de invitar a estas personas a una actividad central de la misión, y ahí presentarles los grupos, comunidades o retiros que se hacen en la parroquia para que ellos se involucren.

Si te ha gustado comparte, si eres misionero me gustaría me cuentes tu experiencia en la misión. Deja tu comentario y suscríbete.


Paz y bien.
Share: